New Year’s resolution. Propósito de año nuevo

https://www.dailymail.co.uk/femail/article-9101671/Twitter-users-reveal-hilarious-New-Years-resolutions-2021.html

New Year’s resolution

Early 20th-century New Year’s resolution postcards
Postales de comienzo del siglo XX con propósitos de año nuevo.

A New Year’s resolution is a tradition, most common in the Western Hemisphere but also found in the Eastern Hemisphere, in which a person resolves to continue good practices, change an undesired trait or behavior, accomplish a personal goal, or otherwise improve their life at the start of a new year.

Un propósito de año nuevo es una tradición, más común en los países occidentales pero que también se encuentra en los orientales, en la cual una persona decide seguir unas buenas prácticas, cambiar un rasgo de personalidad que no le gusta, lograr una meta personal o, por lo demás, mejorar su vida al comienzo de un nuevo año.

Religious origins

Babylonians made promises to their gods at the start of each year that they would return borrowed objects and pay their debts.[1]

Orígenes religiosos.

Los babilonios hacían promesas a sus dioses al comienzo de cada año de que ellos devolverían los objetos que habían cogido prestados y de que pagarían sus deudas.

The Romans began each year by making promises to the god Janus, for whom the month of January is named.[2]

Los romanos empezaban cada año haciendo promesas al dios Jano, al cual se debe el nombre del mes de enero.

In the medieval era, the knights took the “peacock vow” at the end of the Christmas season each year to re-affirm their commitment to chivalry.[3]

En la era medieval los caballeros tomaban el “juramento del pavo real” al final de las Navidades de cada año para reafirmar su compromiso con la caballería.

At watchnight services, many Christians prepare for the year ahead by praying and making these resolutions.[4]

En los servicios religiosos de Nochevieja, muchos cristianos se preparan para el año venidero rezando y haciendo estos propósitos de año nuevo.

This tradition has many other religious parallels. During Judaism’s New Year, Rosh Hashanah, through the High Holidays and culminating in Yom Kippur (the Day of Atonement), one is to reflect upon one’s wrongdoings over the year and both seek and offer forgiveness. People can act similarly during the Christian liturgical season of Lent, although the motive behind this holiday is more of sacrifice than of responsibility. In fact, the Methodist practice of New Year’s resolutions came, in part, from the Lenten sacrifices.[4][verification needed] The concept, regardless of creed, is to reflect upon self-improvement annually.

Esta tradición tien otros muchos paralelismos religiosos. Durante las celebracionesdel año nuevo judío, que empiezan con el Rosh Hashanah, siguen con los Días Terribles (Yamim Noraim) y terminan con el Yom Kippur (Día del Perdón), se supone que las personas deben reflexionar sobre las malas acciones que han cometido durante el año y buscar y ofrecer perdón. Las personas pueden actuar de modo parecido durante el tiempo litúrgico de la Cuaresma, aunque el motivo que hay detrás de esta festividad es más de sacrificio que de responsabilidad. De hecho, la práctica metodista de los propósitos de año nuevo vino, en parte, de los sacrificios cuaresmales. El concepto, con independencia de la confesión religiosa, es reflexionar anualmente en la mejora de uno mismo.

Participation

At the end of the Great Depression, about a quarter of American adults formed New Year’s resolutions. At the start of the 21st century, about 40% did.[5] In fact, according to the American Medical Association, approximately 40% to 50% of Americans participated in the New Year’s resolution tradition from the 1995 Epcot and 1985 Gallop Polls [6] A study found 46% of participants who made common New Year’s resolutions (e.g. weight loss, exercise programs, quitting smoking) were likely to succeed, over ten times as among those deciding to make life changes at other times of the year. [7]

Participación

Al principio de la Gran Depresión, aproximadamente una cuarta parte de los adultos americanos hicieron propósitos de año nuevo. Al principio del siglo XXI, aproximadamente el 40% de los americanos los hicieron. De hecho, según la Asociación Médica Estadounidense, aproximadamente entre el 40 y el 50 por ciento de los americanos participaron de la tradición de hacer propósitos de año nuevo según las encuestas de 1995 de Epcot del año 1995 y de Gallop de 1985. Un estudio demostró que aproximadamente el 46% de los participantes que  hacían propósitos de año nuevo comunes (como por ejemplo  perder peso, hacer ejercicio, dejar de fumar) era probable que tuviesen éxito; proporción 10 veces mayor a la de aquellos que decidieron hacer cambios vitales en otros momentos del año.

Success rate

In a 2014 report, 35% of participants who failed their New Year’s Resolutions admitted they had unrealistic goals, 33% of participants didn’t keep track of their progress, and 23% forgot about them; about one in 10 respondents claimed they made too many resolutions. [8]

Porcentaje de éxito.

En un estudio de 2014, el 35% de los participantes que fracasaron en sus propósitos de año nuevo admitieron que habían hecho propósitos poco realistas. El 33% dejaron de hacer el seguimiento de sus propósitos y el 23% simplemente se olvidó de los mismos. Y aproximadamente una de cada diez personas afirmó que había hecho demasiados propósitos.

A 2007 study by Richard Wiseman from the University of Bristol involving 3,000 people showed that 88% of those who set New Year resolutions fail,[9] despite the fact that 52% of the study’s participants were confident of success at the beginning. Men achieved their goal 22% more often when they engaged in goal setting, wherein resolutions are made in terms of small and measurable goals (e.g., “lose a pound a week” rather than “lose weight”).

Un estudio de Richard Wiseman de la Universidad de Bristol en el 2007 en el que participaron 3000 personas demostró que el 88% de las personas que hacían propósitos de año nuevo fracasaban, a pesar de que el 52% de los participantes en el estudio estaban seguros del éxito al princio. Las personas lograban sus objetivos con un 22% más de éxito cuando se comprometían a fijar metas en las que los propósitos de año nuevo eran objetivos pequeños y cuantificables (por ejemplo, “perder una libra de peso por semana” en vez de algo más general como “perder peso”).

https://www.teachingenglish.org.uk/article/new-years-resolutions

Leave a Reply

Your email address will not be published.